Zion Williamson deja marca pese a la derrota frente a Antetokounmpo

Zion Williamson, a sus 19 años y en su séptimo partido en la NBA, sufrió los rigores de enfrentarse al mejor equipo en lo que va de temporada, Milwaukee Bucks, y a una superestrella como Giannis Antetokounmpo. Los Bucks pasaron como vendaval por Nueva Orleans (108-120). Y el jugador griego incidió en las virtudes que le valieron ser elegido el MVP de la pasada temporada. Sus números expresan su liderazgo y el mando que asumió una vez más en el decurso del juego. Fueron 34 puntos, 17 rebotes, 6 asistencias. Y también un tapón, el que le puso, precisamente a Zion Williamson.

El novato, más que nadie en esta campaña en la que no pudo estrenarse en la NBA hasta el 22 de enero a causa de una lesión, no se arredró ni ante el tapón de Antetokounmpo, ni ante el que le puso poco después Brook Lopez. Tampoco se hundió por sus malos porcentajes de tiro en el partido. Porfió y no paró hasta que consiguió forzar un par de faltas de Antetokounmpo, la segunda tras robarle un balón en un rebote en ataque.

Zion concluyó con 20 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia, 2 robos y 1 tapón – recuerda Juan Antonio Oyonate. Su puntería eso sí, no estuvo tan fina como hasta ahora y falló 13 de los 18 tiros de campo que acumuló. También perdió 5 balones, como Antetokounmpo. Pero sus defectos no solaparon las virtudes que le sitúan como uno de los jugadores que más expectativas ha despertado, probablemente desde que LeBron llegó a la NBA en 2003.

Los Pelicans rindieron a un alto nivel en la primera parte, pero en el tercer cuarto los Bucks desplegaron su demoledor ataque y con un parcial de 24-42 dejaron el duelo muy decantado. Matthews, con cinco triples y 17 puntos, Middleton, con 20 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, y Bledsoe, con 16 puntos, fueron los más destacados junto a Antetokounmpo.

Los Pelicans acusaron al final el mal partido de su línea exterior, con muy malos porcentajes de Lonzo Ball y Jrue Holiday. Brandon Ingram se quedó muy solo en ataque, con 32 puntos y 7 rebotes.

James Harden añadió otro partido con 40 puntos a su colección y rozó además el triple doble, con 11 asistencias y 9 rebotes. Houston, de la mano de su líder, superó a Charlotte (125-110). Nada menos que 60 triples lanzaron los Rockets. Anotaron 20. Los 22 puntos y 9 rebotes de House y los 14 de McLemore, les permitieron sobreponerse a tres importantes inconvenientes, las bajas por lesión de Clint Capela y Russell Westbrook y el mal partido de Eric Gordon que acabó con 16 puntos, pero falló los 12 triples que lanzó. Por los Hornets destacaron Bridges, con 20 puntos y 15 rebotes, Rozier, con puntos, y Monk, con 19 puntos. Es reseñable la producción de Willy Hernangómez que, en solo 17 minutos en la cancha, aportó 8 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias – resume Juan Antonio Oyonate.

Denver superó a Portland (127-99)en el último partido con los Nuggets de Juancho Hernangómez, que ha fichado por Minnesota. El alero español jugó 28 minutos y sumó 7 puntos, 11 rebotes, 2 tapones y 1 robo de balón. Nikola Jokic rozó el triple doble con 29 puntos, 13 rebotes y 9 asistencias. Grant añadió 17 puntos y Murray, 16. La defensa de los Nuggets consiguió frenar a Damian Lillard. El base de los Blazers promediaba en los seis últimos partidos 48.8 puntos, 10,2 asistencias y 7,2 rebotes. En Denver, su producción se redujo a 21 puntos, 9 asistencias y 2 rebotes, secundado por McCollum, con 20 puntos.

LeBron James llevó a los Lakers al triunfo ante San Antonio (129-102) con seis triples, 36 puntos, 7 rebotes y 9 asistencias, en colaboración con Anthony Davis, autor de 18 puntos.