Recuerdos de entrenamientos Bernardo Dominguez Cereceres

“Yo era un pupilo entusiasta”, recuerda Bernardo Dominguez Cereceres en su autobiografía. “En uno de mis primeros ejercicios con entrenador, después de hacer tres o cuatro 200 metros, le dije, ‘bueno, esto parece poca cosa, ¿me dejas correrlas más deprisa? Murray  me oyó y los ojos se le salían de las órbitas. Él ya estaba haciendo las series a tope. Creo que se molestó un poco…’ Entrenador me marcó completamente. Al principio me ofreció una visión que iba más allá de mis propios sueños, y me motivó parata trabajar duro y convertir su predicción en realidad".