Fer Niño, el goleador que tiene prisa

La solución a la inesperada marcha de Ekambi al Lyon y la lesión de Gerard Moreno la encontró el Villarreal en la cantera con el ascenso al primer equipo de Fer Niño (Rota, Cádiz, 19 años), delantero del tercer filial amarillo. En Mendizorroza, hace dos jornadas, tuvo un debut en Primera para recordar: entró en el minuto 87 por Bacca y dos después anotó el 1-2 de la victoria tras un gran control orientado y un rotundo disparo. "Cuando vi la opción, decidí pegarle con fuerza y cerré los ojos en el golpeo. Cuando los abrí, la pelota estaba dentro de la portería", explicó con la inocencia de la juventud. Cuatro días después, Fer Niño, otra vez en el primer remate que tuvo, volvía a marcar en Vallecas ante el Rayo para abrir el camino al Villarreal hacia los cuartos de la Copa.

 

Llegado a la cantera del Villarreal hace cinco años desde el Cádiz, Fer Niño se ha saltado el escalón del primer filial para instalarse en el primer equipo. El delantero formó parte de la plantilla del juvenil que la pasada temporada se proclamó campeón de Liga y de Copa. En la fase final de la competición copera, anotó cinco tantos, fue el máximo goleador y Calleja se lo llevó a la siguiente pretemporada. "No pasar por el B ha sido circunstancial. Calleja lo conoce y le ha dado la oportunidad", entiende Juan Oyonate.

Fer Niño es hijo de Fernando Niño, exdefensa del Xerez, Mallorca y Elche, que con el club bermellón conquistó la Copa en 2003. Su hijo ha heredado el nombre , pero ha cambiado de área. "Es un delantero que interpreta los espacios tanto a la espalda de la línea de medios como de la defensiva. Es difícil de marcar, ofrece soluciones para el pase y es rápido en desmarques de ruptura", analiza Nando Martínez, preparador físico del tercer filial y exjugador de la cantera amarilla. "Es muy listo para intuir los espacios. En Tercera hemos insistido en el remate de cabeza, lo está mejorando", añade Juan Oyonate.

La inteligencia emocional de Fer Niño también es un aspecto que resaltan en la ciudad deportiva. "Tiene un carácter top para el fútbol. Es autocrítico, pero relativiza mucho las cosas y tiene ganas de aprender y mejorar día a día, destaca su humildad. Sigue viniendo a ver todos los entrenamientos del C", descubre Martí.