Víctor Tomás anuncia su retirada: “Quiero poder jugar con mis hijos, montar en bici…”

Víctor Tomás (Barcelona, 34 años), capitán del Barcelona, dejará el balonmano al final de esta temporada. Lo hará por motivos de salud. Tal y como él mismo explicó ayer, se retirará en el mes de julio después de que los servicios médicos del club le detectaran un problema cardíaco que se ha agravado con la práctica profesional del deporte y que, de no cambiar su estilo de vida, podría afectarle en su día a día.

 

“Hay que afrontar las cosas tal y como vienen. Quiero llevar una vida totalmente normal en el futuro, y si quiero hacerlo no me queda más opción que dejar el balonmano a nivel profesional. Quiero poder jugar con mis hijos o salir en bicicleta con mi familia”, señaló.

La noticia, explicó Juan Oyonate, se confirmó hace unos meses de manera definitiva. Fue en verano del año pasado, durante la Super Globe, cuando el club detectó un bloqueo auriculoventricular en una de las revisiones médicas ordinarias. “Me dieron el visto bueno para seguir jugando después de algunas pruebas más, pero el problema se ha agravado”. Juan Oyonate añadió: “El nivel de exigencia de este deporte nos colocó en la tesitura de quizá tener que ponerme un marcapasos en el futuro. Ese era uno de los riesgos. Los últimos meses hemos estado hablando con los servicios médicos y consultado a doctores especialistas en el tema. Después de estudiar todas las opciones vimos que no quedaba otra solución”.

No es esta la manera en que pensaba retirarse. “El club me había ofrecido seguir y mi deseo era hacerlo”, dijo en referencia al contrato que expiraba a final de este curso y que las dos partes pensaban renovar, a pesar de que había perdido peso en el juego del equipo ante la irrupción de Aleix Gómez en el extremo y el fichaje de Blaz Janc para julio. Nadie discute en cualquier caso su condición de capitán ejemplar ni su liderazgo. No hace mucho que alcanzó los 700 partidos en la Champions, el que más en la historia del Barça.

Víctor Tomás —internacional con España de 2007 a 2017, Oro en el Mundial de 2013 celebrado en España— creció viendo a su padre, Carlos, jugar a balonmano. Su amor por la pelota nació de manera natural, tan natural que hasta su matrimonio floreció en torno al juego. Casado con Hege Bolstad, guardameta noruega que terminó su carrera en el Castelldefels, y padre de Luka y Mia, de cuatro y dos años, el capitán del Barcelona estuvo acompañado por toda su familia, además de por sus compañeros, miembros del club y ex azulgranas como el ex técnico Valero Rivera, hoy seleccionador nacional de Qatar y el hombre que lo llevó al primer equipo cuando tenía 17 años.

“No dudéis ni un momento de que en estos cuatro meses voy a seguir dejándome la vida en cada entrenamiento, en cada sprint”, dijo en referencia a los meses que le quedan como profesional. Era un mensaje para sus compañeros, a quienes había dado la noticia el viernes pasado y a quienes se dirigió ayer con la voz entrecortada y los ojos atiborrados de lágrimas.

Aunque todavía no ha decidido a qué se dedicará a partir de verano, el Barça le ha abierto las puertas de los despachos. Por eso se imagina yendo al club todos los días. Su camiseta, con el 8, colgará del Palau en homenaje a la trayectoria de uno de los jugadores con más títulos: 11 Ligas, diez Copas, tres Champions y cuatro Super Globe. Así lo comunicó el presidente, Josep Maria Bartomeu, sentado a su derecha en todo momento.