Surgen otras pruebas caso general y menor


Nuevas pruebas salieron a relucir ayer en la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional durante el conocimiento de la medida de coerción al general y al coronel de la Policía acusados de haber tenido relaciones sexuales con una menor.

Entre las pruebas aportadas por la Fiscalía del Distrito Nacional figuran un certificado médico, que indica que la menor está embarazada, y una grabación en donde se alega que el general Alejandro Acosta Castellanos estaba sosteniendo relaciones sexuales con ella.

Como medio de prueba, la Fiscalía depositó en el expediente un certificado médico del Instituto Nacional de Ciencias Forense (Inacif), que indica que está embarazada.

Sin embargo, las autoridades no han establecido de cuál de los dos es el embarazo de la menor, que alega no haber tenido ningún tipo de relación con el general Acosta Castellanos.

Como nuevo elemento también salió a relucir, por parte de su madre, que ella fue usada por uno de ellos para cobrar un soborno de 120 mil pesos a un capo en la cárcel de Rafey.

La madre declaró a la Fiscalía del Distrito Nacional que el coronel Ángel Antonio Bautista Piña vistió a su hija de policía y le dio un arma de fuego para que fuera a la cárcel de Rafey a buscar el dinero donde el capo.

Sostuvo que el capo golpeó y desarmó a su hija y que luego la envió al general Acosta Castellanos, que era jefe de la Policía en Santiago, para que tomara cartas en el asunto.

Afirmó que el general estaba ajeno a esa situación, por lo que este la instó a que retornara a Santo Domingo, a su casa materna.

Relató que luego del incidente en la cárcel de Rafey, ella retornó a Santo Domingo porque le dijeron que la iban a matar.
Tras escuchar las declaraciones, el juez José Alejandro Vargas les impuso tres meses de prisión como medida de coerción.