Gobierno estudia posibilidad de mejoras en la venta de combustible


Vistas:
44

El Pregonero, Santo Domingo.- En el día de ayer, el gobierno dominicano, vía el Ministerio de Industria y Comercio, anuncio atraves de algunos medios de comunicación nacional, que se estudia la posibilidad de que próximamente en nuestro país se permita la instalación de estaciones de venta de combustibles mixtos, o sea, estaciones de venta de combustibles que dispensen la venta tanto de gasolinas y gasoil, como del Gas Licuado del Petróleo en un mismo establecimiento, adelantando el gobierno, que se han autorizado acuerdos de cooperación con Perú, para tomar en cuenta las experiencias de ese país con relación a la venta de combustibles mixtos que allí está permitida.Por  lo que:

Esta Secretaria de Transporte, al hacer pública la posición del Partido Reformista Social Cristiano al respecto, anuncia que no estamos en desacuerdo con que a los detallistas nacionales de combustibles, se les permita establecer en sus centros de servicios, la venta del Gas Licuado del Petróleo para vehículos de manera simultánea con la venta de los demás combustibles líquidos que ellos comercializan en todo el territorio nacional, “ya que en nuestro país existe la libre competencia”, además de que nuestras normas vigentes no prohíben a esas empresas distribuidoras de gasolina, gasoil y demás derivados del petróleo, incursionar en el negocio del G.L.P.

Además esa medida ha sido solicitada por representantes de las empresas expendedoras de combustibles de nuestro país, que suman en total cerca de tres mil estaciones de venta de Gasolina y Gasoil, las cuales casi en su totalidad, según anunció el gobierno en el día de ayer, se han acogido al proceso de regularización que permitiría que esa medida sea aprobada en los próximos días.

Pero llama a preocupación el hecho de que casi todas las estaciones de ventas de gasolina y gasoil se encuentren ubicadas en el casco urbano del Gran Santo Domingo, El Distrito Nacional, Santiago y las principales provincias del país, y en ese sentido nuestro criterio es, que si el gobierno dominicano pretende aprobar atraves del Ministerio de Industria y Comercio, que las tradicionales estaciones de combustibles vendan también el GLP; antes de tomarse esa medida, es necesario que esa autorización sea aprobada por el gobierno sobre la base de que previamente se establezca lo siguiente:

(1). Que se ordene la realización de un estudio científico, dirigido por los departamentos respectivos de las principales universidades de nuestro país y que “luego sea sometido a concurso público”.

(2). Que se introduzca previamente al Congreso Nacional, una profunda modificación a la Ley numero 112-00, sobre hidrocarburos, que incluya ese tema, entre otros como:

A* Las fechas para establecer las variaciones de los precios de los combustibles, la cual debería ser tras la firma de cada factura petrolera.

B* La justa adecuación de los impuestos a todos los combustibles comercializados en el territorio nacional.

C* Un subsidio obligatorio a las amas de casas, residentes en las zonas habitadas más vulnerables de nuestro país.

D* El establecimiento de mecanismos justos y eficaces para la compensación al sector transporte, en procura de mantener el equilibrio en los precios de los fletes de cargas en sentido general y de los precios de los pasajes de los usuarios de transporte de pasajeros a nivel nacional.

(3). Que las ubicaciones de las estaciones de  ventas mixta de combustibles se establezcan en las afueras de las zonas urbanas y nunca permitir a las estaciones de combustibles diferentes al GLP que ya están instaladas en esas zonas, incursionar en el negocio mixto de venta de combustibles, salvo casos de excepción, motivados.

Ciertamente creemos que con la aprobación de esa medida se asegura  un mayor control oficial en la venta y distribución de todos los carburantes y además esa medida controlaría considerablemente las mafias que operan en ese mercado de la venta de combustibles, ya que a nuestro juicio la anarquía que existe en ese negocio, principalmente en el de la venta del GLP, hay que controlarla, junto a todas las distorsiones que se verifican en el negocio de los combustibles, lo que ha perjudicado de manera sistemática a la canasta familiar dominicana en sentido general, a las amas de casas de los hogares pobres, a los choferes del concho junto a sus familias  y a  los consumidores del GLP, ya que esa falta de control ha dado lugar al desarrollo de un sistema de estafa prolongado en perjuicio de los pobres.