Cerca de 1,500 muertos y más de 2,200 contagios por ébola en la República Democrática del Congo


Vistas:
44

El Pregonero, Kinsha.- El brote de ébola que afecta al noreste de la República Democrática del Congo (RDC) ha causado 1.479 muertos y 2.204 contagios desde que se declaró en agosto del año pasado, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad.

En un informe remitido a Efe con cifras vigentes hasta este 19 de junio, las autoridades indicaron que, de los 1.479 muertos, 1.385 dieron positivo en pruebas de laboratorio y el resto son probables.

Del total de casos de contagio, 2.110 están confirmados en el laboratorio.
Este brote – el más letal de la historia de RDC y el segundo del mundo por muertes y casos, tras la epidemia en África Occidental de 2014 -, se declaró el pasado 1 de agosto en las provincias de Kivu del Norte e Ituri.

Sin embargo, el control de la epidemia se ha visto obstaculizado por el rechazo de algunas comunidades a recibir tratamiento y la inseguridad en la zona, donde actúan grupos armados y milicias rebeldes que han atacado centros de atención a pacientes de ébola.

Desde el 8 de agosto de 2018, cuando empezaron las vacunaciones, más de 138.300 personas han sido inoculadas, en su mayoría en las ciudades de Katwa, Beni, Butembo, Mabalako y Mandima, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Sanidad.

El pasado día 14, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió no declarar la epidemia de ébola en RDC como emergencia sanitaria internacional, aunque alertó de los riesgos en la región tras la aparición de los primeros casos en la vecina Uganda.

El Ministerio de Sanidad de Uganda confirmó la semana pasada dos muertes por ébola (un niño de 5 años y su abuela que habían cruzado a Uganda desde RDC con otros familiares) de los tres casos confirmados en su territorio.

“Necesitamos invertir en preparativos” para combatir la enfermedad, afirmó el director general de la OMS, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, tras reunirse el pasado lunes con el presidente Uganda, Yoweri Museveni.

El brote de ébola más devastador a nivel mundial fue declarado en marzo de 2014, con casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea-Conakri, país del que se propagó a Sierra Leona y Liberia.

Casi dos años después, en enero de 2016, la OMS proclamó el fin de esa epidemia, en la que murieron 11.300 personas y más de 28.500 fueron contagiadas, cifras que, según esta agencia de la ONU, podrían ser conservadoras.

El virus del ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90 % si no es tratado a tiempo.